Corte limpio

En este artículo resumo algunas consideraciones personales acerca del Corte Limpio, técnica USAR que se realiza cuando debemos penetrar una parte de la estructura (generalmente un forjado o muro) sin que caiga ningún resto de escombro al otro lado. Se suele realizar cuando tenemos a la víctima directamente al otro lado de una estructura y no tenemos otra vía de acceso a ella.

Debemos tener en cuenta que el corte limpio es una técnica “compleja”, para la que se necesitan herramientas específicas y que requiere tiempo para llevarla a cabo. Siempre que se pueda elegir, haremos perforación en sucio, más rápida y fácil. A veces, con desplazarnos un par de metros tenemos acceso y evitamos una operación que puede demorar horas. Por eso, antes de iniciar un corte limpio, asegúrate de que no hay una vía o forma de acceso mejor hasta la víctima. Sigue leyendo

MOTORADIAL HUSQVARNA K 970 RING y K 6500 RING

He tenido la oportunidad de probar las motoradiales de HUSQVARNA modelos K-970 RING (a motor) y K 6500 RING (eléctrica). Herramientas que me han sorprendido gratamente por su rendimiento y por su profundidad de corte y que permiten realizar cortes de hasta 27 cm de profundidad de una sola vez.

20160309_105223

Imagen comparativa entre la K 6500 (izda) y la K 970 (dcha)

Sigue leyendo

LIBRO TECNICAS DE RESCATE EN ESTRUCTURAS COLAPSADAS.

Me complace informaros que tras mucho trabajo y dedicación, por fin sale a luz el libro “Técnicas de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas”, publicado por la Editorial PARANINFO y que podréis encontrar en el siguiente enlace:

http://www.paraninfo.es/catalogo/9788428337151/tecnicas-de-busqueda-y-rescate-en-estructuras-colapsadas

Sigue leyendo

Corte por calor

En el ámbito de las operaciones de búsqueda y rescate en entorno urbano (USAR) son utilizados distintos procedimientos de corte por calor. Cada uno de ellos tiene unas características y capacidades específicas, por lo que se debe valorar la utilidad práctica de cada uno de estos sistemas para una unidad USAR.

Los procedimientos de corte por calor son:

  • Oxicorte
  • Lanza térmica.
  • Plasma

A continuación se resumirán las características más relevantes de cada uno de ellos.

Oxicorte:

Esta técnica utilizada para cortar hierro, acero y en general metales ferrosos. El proceso de oxicortado se genera mediante la combinación de un gas combustible (generalmente acetileno) con oxígeno.

El procedimiento es similar al de soldado, pero se utiliza un soplete diferente. El soplete de oxicorte calienta el acero y la apertura de la válvula de oxígeno provoca una oxidación violenta del material y la zona afectada se transforma en óxido ferroso, que se derrite por ser su temperatura de fusión inferior a la del acero.

No es apto para metales no oxidables como el aluminio y el acero inoxidable.

oxicorte

Equipo de oxicorte

Lanza Térmica:

Aún siendo uno de los procedimientos de corte por calor más antiguos que existen, consigue perforar en cuestión de minutos el material más duro y fuerte que se haya fabricado. Cemento, hormigón armado, ladrillos, granito y cualquier tipo de metal pueden ser cortados por este sistema.

El corte se basa en la misma reacción química que en oxicorte, pero sólo necesita el aporte de oxígeno. Puede realizar un agujero de 3 cm de diámetro y 30 cm de profundidad en hormigón en aproximadamente 2 minutos.

Puede ser utilizada bajo el agua.

lanza termica

Lanza Térmica

Plasma:

Con este tipo de equipos se puede cortar cualquier tipo de material que sea conductor de la electricidad.

El corte se realiza por la producción de un plasma de muy alta temperatura que se mueve desde la antorcha hasta la pieza a cortar.

El equipamiento básico tiene un electrodo que se coloca en el inyector de una antorcha que tiene un pequeño orificio a través del cual se puede hacer pasar un gas inerte (argón, nitrógeno o aire comprimido) donde se calienta a una temperatura altísima (27.000º C).

Se necesita un generador de alta frecuencia alimentado de energía eléctrica que produzca una salida de corriente continua.

plasma

Corte de metal por plasma

Al comparar los tres sistemas, y teniendo en cuenta que los tres necesitan el aporte de al menos un gas (oxígeno y acetileno el oxicorte, oxígeno la lanza térmica y un gas inerte o aire comprimido el plasma) se entiende que las consideraciones logísticas de transporte (sobre todo por medio aéreo) van a ser parecidas en los tres casos (los tres necesitaran botellas con gas a presión).

Otra consideración logística a tener en cuenta es el suministro eléctrico. Los equipos de plasma necesitan estar conectados a red, por lo que será necesario contar con un grupo electrógeno para su utilización. La lanza térmica puede utilizar baterías recargables y el oxicorte no necesita electricidad.

En cuanto a precios, un equipo portátil de corte por plasma puede ir desde los 2.000 a los 5.000 euros (a mayor precio mayor capacidad de corte). Los equipos de oxicorte son sensiblemente más baratos (alrededor de 1.000 euros) y las lanzas térmicas están a medio camino y pueden encontrarse a partir de 1.500/2.000 euros.

En mí opinión, la lanza térmica es la que ofrece unas capacidades más interesantes, ya que puede cortar no solo metal, sino ladrillo, hormigón armado, etc. Y con unas profundidades de corte mayores que los otros sistemas. Como se puede observar en las imágenes inferiores, se puede proyectar una cortina de agua alrededor del punto de corte para evitar que el calor producido afecte alrededor sin que afecte a la operación.

uso de lanza térmica

Corte de hormigón con lanza termica.

TEMARIO DEL CURSO ON LINE USAR.

Ya esta preparado el temario del curso USAR on-line. Os dejo unas páginas sueltas de muestra para que veáis como esta el tema.

Si estáis interesados, el plazo de inscripción termina el 25 de agosto, tenéis más información en el siguiente enlace:

http://www.cisde.es/ficha_curso?id_curso=319

portada curso pagina 1 pagina 2 pagina 3 pagina 4

 

PARATECH Percusive Rescue Tool PRT

El PRT es una herramienta manual de corte y perforación, que maximiza el rendimiento del rescatador al aprovechar la energía producida al deslizar el maneral a través del cuerpo de la herramienta y percutir sobre el implemento (efecto Slam & Ram).

Sus variados implementos fácilmente intercambiables le proporcionan las siguientes capacidades:

  • Perforar hormigón y ladrillo.
  • Cortar metal y madera.
  • Ser usado como palanca para movimiento de pequeñas cargas.
  • Forzar puertas, romper cerraduras y candados.

Es una herramienta de uso sencillo y seguro, que proporciona un rendimiento sorprendente para ser de accionamiento manual. Entre sus ventajas encontramos:

  • Su reducido peso y tamaño le permiten ser transportada y usada por un solo hombre.
  • No tiene limitaciones de cables o mangueras como las herramientas neumáticas, hidráulicas o eléctricas.
  • El rescatador tiene un control total sobre el efecto producido por la herramienta. Esto es muy importante cuando se perfora o corta en las inmediaciones de la víctima.

El PRT está formado por los siguientes elementos:

Imagen

El maneral se desliza hasta 34.5 cm dentro del cuerpo. La energía de ese impacto se traslada de forma eficaz hacia el implemento.

El anillo de bloqueo evita el movimiento del maneral durante su transporte o almacenamiento, permitiendo ajustar la longitud de este cuando el PRT se va usar como palanca.   La herramienta dispone de los siguientes implementos:

Imagen

En la siguiente imagen echa se puede apreciar al PRT con el implemento para puertas y cerraduras. En este caso se está usando para retirar el marco de una puerta antes de ser apuntalada.

Imagen

Si se estuviera usando una hooligan tool u otra herramienta similar, serían necesarios dos rescatadores (uno para sujetar dicha herramienta y otro con una maza) mientras que con el PRT un solo hombre es suficiente.

Esta es una de sus principales ventajas. No solo sustituye a dos o más herramientas, sino que también permite que un solo operador pueda realizar el trabajo de dos.

Como conclusión, podemos afirmar que el PRT es una herramienta multifuncional, versátil, de fácil uso y que maximiza el rendimiento del rescatador reduciendo a su vez el número de personas necesarias para realizar trabajos de perforación, corte, apertura de puertas, etc.

sc69-1203fe

Uso de la Hooligan tool: Forzar puertas y ventanas.

Foto: Irakli WEST

Foto: Irakli WEST

Forzar puertas, ventanas y similares en estructuras colapsadas serán tareas más comunes de lo que en principio se pueda pensar. Hay que tener en cuenta que partes de la estructura han podido conservarse en relativo buen estado, manteniendo intactas puertas y ventanas que pueden estar cerradas con llave o simplemente atrancadas por el descuadre de sus marcos.

La HOOLIGAN TOOL y otras herramientas similares proceden del desarrollo y la experiencia adquirida a través de los años por los Departamentos de Bomberos de Estados Unidos. Al principio eran diseños personales de confección artesanal, pero en la actualidad se han convertido en herramientas  multiusos capaces de forzar entradas, romper candados, cadenas y cerraduras, abrir y cerrar llaves de gas, retirar rejas, hacer palanca construidos con materiales de última generación.

El procedimiento para forzar una puerta será generalmente el siguiente:

El primer paso será comprobar que la puerta no está abierta. Aunque parezca una obviedad, no sería la primera vez que un bombero con el estrés de la intervención fuerza una puerta que no estaba cerrada con llave.

El segundo aspecto a tener en cuenta serán los condicionantes de seguridad. Este libro se centra en operaciones en estructuras colapsadas, en otros tipos de intervenciones, incendios por ejemplo, cuestiones como temperatura, ventilación, etc. Deberán ser tenidas en cuenta antes de abrir cualquier puerta.

Foto: Irakli WEST

Foto: Irakli WEST

En edificios derrumbados o con riesgo de estarlo, una puerta cerrada puede ser el elemento de “apuntalamiento” de una pared en mal estado. Abrirla, y más si se hace de forma forzada, puede producir el colapso de ese muro. Hay que ser cauteloso cuando se fuerza una puerta, sobre todo si esta está atrancada.Para forzar una puerta, normalmente serán necesarios dos rescatadores, que usarán una maza o hacha de cabeza plana y una HOOLIGAN.

Se puede dividir la operación en tres pasos, que pueden ser repetidos si la resistencia de la puerta lo requiere.

  1. Crear hueco. Se debe conseguir un hueco que      sirva de punto de apoyo para luego hacer palanca. Para este primer paso se      puede usar el pico plano de la herramienta, atacando la puerta o el marco      como si se usara un bate de béisbol, una vez introducido se podrá golpear      con la maza o el hacha para conseguir mayor profundidad. Si la puerta no      es muy resistente, este primer paso puede directamente abrirla. El punto      ideal para comenzar es unos 20 centímetros por arriba o por debajo de la      cerradura. Una vez que se ha clavado el pico entre el marco y la puerta,      se empujará hacia arriba y abajo la herramienta para aumentar el efecto de      la herramienta. Para ayudar a crear hueco, se puede utilizar la maza o el      hacha para golpear la puerta o el marco antes de introducir la Hooligan.
  1. Colocar la herramienta. Para ello se introducirá la horca en el      hueco hecho en el  paso anterior      hasta que quede fija entre la parte interna del marco y la puerta. Es      importante que la parte curva de la horca esté hacia la puerta, de esta      forma se aumenta el espacio creado entre la puerta y el marco. Una vez      colocada, el rescatador se colocará entre la herramienta y la puerta,      mientras el otro miembro del equipo golpeará con el hacha o maza. En este      paso la coordinación entre el rescatador que sujeta la hooligan y el que      golpea es fundamental. Se debe tener en cuenta que será el primero el que      dirigirá la operación.
Foto: Irakli WEST

Foto: Irakli WEST

Cuando la Hooligan esté prácticamente perpendicular a la puerta, se introducirá esta con fuerza hasta que el extremo de la horca haya pasado al otro extremo del marco, en este momento es cuando la herramienta se considerará correctamente colocada.

  1. Forzar la puerta. Una vez que la herramienta esta en posición, se      aplicará fuerza para hacer palanca contra la puerta. El rescatador      cambiará de posición, colocándose de frente hacia la puerta y comenzará a      hacer palanca con esta. Si es necesario, el segundo hombre le ayudará.

Las ventanas, si no tienen rejas, no serán un obstáculo difícil. Los cristales pueden ser rotos o los marcos forzados de forma similar a como se ha explicado antes para las puertas.

Si disponen de rejas, estas deberán ser retiradas en primer lugar. Las rejas están ancladas a la pared donde se encuentra la ventana por cuatro o más puntos. Pueden estar sujetas por un tornillo anclado en el hormigón o el ladrillo o directamente formar parte de la mampostería de la pared.

Existen varias técnicas, dependiendo de las herramientas de la que se disponga:

Si solo se cuenta con herramientas manuales, se puede utilizar una maza para atacar el ladrillo u hormigón donde ancla la reja, retirando este hasta dejar el anclaje “desnudo” y que pueda ser retirado.

Si se dispone de una radial, se pueden cortar los puntos de anclaje de la reja con el muro. Se cortarán los de un lado de la ventana y se hará palanca con la misma reja hasta doblarlos hacia el lado contrario. Si la ventana está firmemente anclada, no será posible hacerlo de esta manera y habrá que cortar todos sus puntos de anclaje con la radial.

El mejor recurso, si se cuenta con él, son las herramientas hidráulicas. Las rejas no son un problema para la fuerza de apertura de los separadores o para la capacidad de corte de las cizallas.

Otra opción, útil cuando las rejas están sitios de difícil acceso, es colocar eslingas o cadenas a la reja y traccionar de ellas con un tráctel o el torno de un vehículo. Puede ser peligroso tirar del conjunto de la reja toda de una vez, es aconsejable tirar de cada uno de los puntos de anclaje.