VENTILACIÓN DE ESPACIOS CONFINADOS.

 Hace un par de años tuve la suerte de asistir como observador en un ejercicio USAR en Gran Bretaña y en el que participaron equipos del FIRE AND RESCUE SERVICE británico, de la Protección Civil alemana (THW) y de las Task Force Virginia y Los Angeles, norteamericanas.

En uno los ejercicios que se planteaban, una perforación en espacios confinados, existía una considerable distancia entre la entrada y el punto donde se encontraba la víctima. Generalmente los equipos USAR solemos llevar un ventilador y una o dos mangas no colapsables que pueden unirse entre sí. El problema es que estas tienen una longitud limitada (unos 10 o 15 metros aprox) que puede resultar insuficiente en casos como este, en el que los rescatadores debían atravesar 50 o 60 metros por un estrecho túnel hasta llegar a una losa de hormigón que debían perforar para alcanzar a la víctima.

 100_5916

Ventilación con mangas no colapsables. Foto: Joaquín Sánchez.

Los equipos británicos solucionaban esta situación usando un rollo de plástico de doble cara, de longitud similar a la de la boca de su ventilador, como vemos en las siguientes imágenes.

100_5960

Rollo de plástico de doble cara. Foto: Joaquín Sánchez.

100_5961

Ajustaban con cinta americana el “tubo” de plástico e iban desenrollando el rollo de plástico a medida que iban avanzando. Foto: Joaquín Sánchez.

100_5962

Comprobación previa a la entrada de que el tubo de plástico está bien colocado y sellado. Foto: Joaquín Sánchez.

Al entrar en el túnel o espacio confinado, o bien desenrollaban y cortaban previamente la longitud de plastico (si la conocían) que iban a necesitar, como se ve en la siguiente imagen.

100_5963

Foto: Joaquín Sánchez.

O bien avanzaban con el rollo hasta el punto final:

100_5922

En esta imagen podéis ver como quedaba la manga cuando se encendía el ventilador:

100_5917100_5920

Cuando llegaban al final de la zona y querían comenzar la ventilación, simplemente cortaban el plástico, lo anudaban fuertemente y practicaban unos agujeros en el plástico para que saliera el aire por ellos.

También hacían agujeros a lo largo del tubo de plástico para que hubiera ventilación en todo el recorrido.

Como podéis ver es un sistema sencillo, barato y efectivo. Según me comentaron alguno de los miembros del equipo lo habían utilizado con éxito en una operación de rescate en una mina, con una longitud de más de 200 metros.

Joaquín Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s